domingo, 23 de julio de 2017

Lo que no indican los indicadores: Desafío Cap Cana, el nuevo canal Uno y Alguien está mintiendo



Lo que no indican los indicadores Desafio, Canal Uno y AEM from Pink Sauce TV on Vimeo.


Decía el autor Guillermo Zafra en su libro “El reality en Colombia, un género de telenovela” que los reality shows surgen como género a finales de los noventas, pero hunden sus raíces en formatos de diverso tipo como los talk shows, las cámaras escondidas, las series documentales, entre otros. Pero en nuestro país, donde el género de la telenovela está tan difundido, parece que el asunto va de volver lo que debería ser una competencia de supervivencia y pruebas físicas exigentes en un vil sainete de villanos sobreactuados y tatuados como Osmin o con drama queens que sufren porque los miembros de ese equipo que no gusta de ellos no les da una ración de comida. Y es que, en nuestro país, los realities se comportan cual vil telenovela más: Mientras a nivel mundial se emiten estos formatos uno o dos días a la semana, aquí todo tiene que ser un largo melodrama barato de lunes a viernes rigurosamente.

Comentaban en el mismo libro que el fracaso de Gran Hermano en su primera edición en canal Caracol se derivó del éxito que tuvo Protagonistas de Novela 2, y no precisamente porque compitiesen en horario (que también), sino porque el “papá de los realities” a nivel mundial poco pudo hacer para competir con la libreteada convivencia de la Casa Estudio donde la gente vestía con camisetas negras con sus nombres. Habían perdido ese factor de diferenciación que hicieron a este concurso de convivencia algo atractivo en el resto del mundo. Pues bien, parece ser que Caracol ha devuelto el favor a sus rivales de patio, y allí donde Protagonistas de Nuestra Tele tuvo éxito, desde 2013 edificó el renacer de la franquicia Desafío, la cual, a pesar del evidente desgaste de 14 años ininterrumpidos de emisión, y con no pocas temporadas a la zaga en rating (2007, 2010 y 2011), sigue marcando lo que las directivas del canal de La Floresta necesitan para darle visto bueno a una temporada más en 2018.

Hoy, sin ruborizarse al menos, puede decirse que Sebastián Martino (productor del Desafío) aprendió todo los trucos que hicieron exitoso al formato de la competencia: peleas de gatas, fiestas con exceso de alcohol para que los participantes pelen el cobre (Desafío África) agresiones entre participantes (Desafío India), participantes que se hacen los sufridos para inspirar lástima en el público (Desafío Cap Cana), reingresos a diestra y siniestra, etc.; todo lo cual desvía la atención de lo importante: que las pruebas son la repetición de la repetidera, que de Cap Cana no sabemos mayor cosa que cuando se llevan a los concursantes a disfrutar del premio de ganar Playa Oro, y que estos “Super Humanos” no son más que los maniquíes de cuerpos esculpidos en gimnasios y tatuados porque sí y porque no, con los que Caracol lidera, en presencia (o más bien ausencia) de un rival débil, cuyo ganador del reality de turno ya se conoce desde mucho antes de emitirse.

Lo ocurrido con Oscar, ex integrante equipo Vallecaucano y metido a los empujones en un equipo santandereano que tampoco era ni chicha ni limoná, es cosecha del libreto más retorcido de Martino y compañía. Parece que repitió lo que pasó con su tocayo de apellido Naranjo en PDNT del 2012: Lo han reingresado quien sabe ya cuantas veces, lo han vuelto el patito feo que inspira la lástima de los concursantes de otros equipos y del respetable y con ello, cautivan a una audiencia que para nada le importa ver que este desistió de competir en un reto donde podía garantizar su permanencia donde estaba y les condenó a su desmembramiento como equipo. Si algo sabemos del Desafío, es que las drama queens y los villanos de la convivencia no ganan. Llegan lejos, eso sí, porque las exigencias del rating así lo exigen. Pero ¿Para eso querían “Super Humanos”? ¿Para hacer este culebrón sobreactuado? ¿Qué fue de ese tiempo en que en este reality se podía apuntar una persona del común?

Por otra parte, a veces no entiendo qué pasa por las mentes detrás del canal Uno: amén del preocupante reciclaje de figuras, principalmente de cierto canal de desprestigiada imagen de cuyo nombre no quiero acordarme, ahora vemos algunos televidentes, con preocupación, que permanecen o regresan a sus pantallas los mismos programas de telepredicadores, que en un video precedente pedíamos que no regresaran. Entiendo la libertad de cultos, pero la TV es un negocio, y en este caso, es obvio que el contenido de estos formatos, que es un soberano ladrillo, no es el mejor para atraer audiencias ¿O ustedes creen que un niño que, por ejemplo, un domingo tenga a la mano propuestas como una película animada o una comedia en los canales privados, se va a quedar viendo un programa de cierto movimiento religioso? ¿Cierto que no? Además, la historia de estos formatos de telepredicadores la sabemos: ocupan un espacio y se oponen a otros espacios, como el anime, al cual “censuran” en sus contenidos. Ya lo vivimos en los privados. Además, si el Uno quiere fortalecer audiencias, los telepredicadores espantan más audiencia que la que generan. Lo que se invierte en el rebranding del canal se pierde con estos formatos, tan antipáticos al público general. Además, si es por rellenar horarios, ¿Cuánto nos falta para el retorno de las televentas?

Finalmente, analicemos Alguien está mintiendo, la nueva propuesta de cierto canal de tres letras en el horario de las 9 de la noche…o más bien, de cuando pueda comenzar, porque en realidad vino a comenzar, en su estreno, pasados más de 5 minutos después de dicha hora.

Sorprende el título de este programa en un canal que ya se está especializando en lo que ahora quieren llamar “postverdades”. No sé cómo pretenden ganar rating a sus rivales de horario, si son casi una copia calcada de los formatos de ellos. Concretamente, AEM parece una copia barata de El Rastro. Porque es casi la misma estructura: un crimen de por medio, entrevistas a personas claves del hecho y extractos de noticias. Buscan confrontar esas versiones encontradas. Pero parecen el reciclaje de historias de 4 caminos, el programa que le antecede. Es más, el escenario oscuro del episodio debut recuerda el debut de 4 caminos, que hoy parece seguir el mismo periodismo de historias hechas persiguiendo a entrevistados tan propia de Séptimo día ( normal, si reciclan gente que trabajó con Teodoro y compañía).

No niego que la historia de Dorancé Herrera,  un asesinado periodista de Caucasia podría ser interesante (sobre todo si usted está cansado del amarillismo de Séptimo día) , pero ¿Esto es lo que queremos ver un domingo en la noche? ¿Más historias de crímenes? ¿No hay otras perspectivas para este horario? ¿O esto solo es un escampadero de aquí a que lancen la nueva temporada de PDNT? ¿Qué fue de esa televisión dominical que entretenía? ¿No es posible volver al humor político o a los seriados?

Produce un poco de risa que un canal que hizo hasta lo imposible para censurar mi canal en Youtube ahora quiera tener esa pose hipócrita de defensor de la libertad de prensa.

lunes, 17 de julio de 2017

Review: Un vistazo a lo que está haciendo la TV pública: Cambios que se avecinan en el Canal Uno y nuevo informativo de Canal Institucional



Muy buenas noches a todos, estrenamos nueva casa en Pink Sauce TV y el primer tema de esta temporada  4.1 es hablar de los cambios que están teniendo dos de nuestros canales  públicos: El Uno y Canal Institucional.




Por los lados del Uno, ya poco a poco se conocen algunas de las contrataciones que llegarán a él y que harán parte de algunos programas y las franjas de los mismos. Yo tengo aun mis reservas a toda esta contratación, básicamente, porque no veo con muy buenos ojos eso de fichar gente que no ha tenido una recordación del todo positiva en la TV privada. Apoyándome en la información que nos brindan desde Las2Orillas (https://www.las2orillas.co/tag/canal-uno/) y en la cuenta en Twitter @grupoTV1CO (que recomiendo seguir), sabemos lo siguiente:


Review Los cambios del Uno y Nuevo Informativo del Institucional from Pink Sauce TV on Vimeo.

 Ya tenemos un nuevo logo, que viene a confirmar que el canal se seguirá llamando canal Uno, y que fue difundido en las redes sociales de los fichajes del canal como Mabel Lara, para que la gente los rellenase como quisieran.

Ahora, en lo que tiene que ver con fichajes, precisamente están Mabel Lara, quien viene tras haber ganado este mismo año el India Catalina como mejor presentadora de Noticieros por Caracol. Aun se desconoce si será nuevamente anchorwoman en algún noticiero del canal o si tendrá algún espacio para ella.

Otro que regresa, tras haber dejado hace muchos años el canal del molusco es Isaac Nessim, quien no solo estará en la sección 1,2,3 de CM& ( siendo, si mal no estoy, la primera presencia masculina de esta sección), sino también en un programa de crónicas para los sábados. Esperemos que no sucumba esta propuesta al duopolio de los fósiles de Sábados (in)felices vs. El Show de las melegas estrellas.



Se dice que el canal tendrá en la franja Access un programa de concurso presentado por la pareja conformada en la vida real por Cristina Hurtado y Josse Narvaez. Madre mía.  Aparte que esta franja no es la mejor ( de hecho, en Caracol pasan ese bodrio de Tu Voz Estéreo y en RCN se volvió el recalentador de sus novelas que alguna vez tuvieron rating), también se dice que será un programa en vivo, y ese es, precisamente, el talón de Aquiles de Hurtado, pues en 13 años que llevó vinculada al canal de Las Américas, siempre fue bastante malita para el directo. Y de su esposo, pues pocas son sus credenciales como presentador. Tengo muchas reservas del éxito de este formato.

Para la franja noticiosa del canal, han sonado muchos nombres y estrategias: Se comenta que el canal solo tendrá emisiones de noticieros o informativos: Una a las 6 am, que contaría con el ex alcalde de Bogotá Lucho Garzón y Silvia Corzo, una al mediodía y otra a la noche, aun sin horario confirmado. A título personal, creo que Silvia debe regresar al Uno tras su paso sin pena ni gloria por el de las tres letras, aportándole su carisma, filosofía de trabajo y porqué no, atrayendo a las audiencias, cansadas de ver a las impotables figuras que están a ambos lados de las frecuencias en la TV privada.  Y sobre el noticiero nocturno, preferiría que compitiese directamente con los de las 7 de caracol y RCN o en su defecto, contra la franja de dramatizados de los privados a las 9. Y ya que hablamos de ficciones, brillan por su ausencia noticias de dramatizados de marca propia del canal Uno, lo cual implica pensar que no competirán en ese rubro por lo que resta del 2017 y quién sabe si en alguna parte del 2018 lo hagan. Por ahora, los enlatados argentinos, peruanos y hasta canadienses hacen parte de la programación. 

Otros nombres que suenan en la contratación me hacen hacerme cruces: ¿Antonio Casale en deportes? Prefiero ni recordar esos bodrios radiales y televisivos donde ha estado vinculado este señor tan repulsivo.  De Mónica Hernández, se dice que su contratación se está enredando, y mejor así, porque no quisiera verle repitiendo el mismo esquema de Bravissimo de CityTV aquí.  Para las tardes suenan Carlos Marín (que viene de fracasar rotundamente tras día a Día en Dia en familia), Carmen Larrazabal (que estuvo ya antes en el Uno), Carolina Soto ( que siempre fue una figura de segunda o tercera línea en RCN), Amanda Abella y Leonardo Moran ( el ganador de la segunda temporada de Masterchef Colombia, figura que se distancia así del canal de las tres letras). Para los fines de semana estarían Lorna Cepeda, Sara Uribe y Ronald Mayorga en un magazín por definir. Ay, por Dios, ¿La red meets El Lavadero? ¿En serio, Sarita la Del Barrio?
También son fichajes confirmados del canal nombres como los de Iván Lalinde (de quien hablamos en el video pasado donde analizamos al Uno que me desagrada por completo), Yalena Jácome (cuyo esposo es hoy por hoy uno de los escuderos de Peñalosa, y eso me repugna),  María Fernanda Navia ( que abandona Noticias Uno para otros proyectos en el canal). Por demás, se da por un hecho que Magnoli y su combo con ese programa tan estúpido como lo es Gente Pelota siguen al aire…

En definitiva, hay mucho que ver y esperar de esta nueva etapa del Uno ¿Qué programas alcanzarán a comerse las doce uvas del 2018? ¿Se volverán una verdadera alternativa a la ñoñez de Caracol y a la mediocridad de ese canal  privado de cuyo nombre no quiero acordarme?

Y bueno, llegamos al Canal Institucional, y en lo que podría ser el primer análisis  de un programa de este canal (que es el que ocupó la frecuencia del extinto canal A), y vemos el primer informativo de actualidad que se lanza en este canal, llamado Pongámonos Al Día, que en su primera emisión, el pasado viernes 14 de julio , desde las 7 a.m. y con emisión en streaming, habló con expertos en los avances de los acuerdos de paz, el futuro del café y la economía Nacional. Un set muy luminoso y en el que hacen parte Ingrid Soler, Juan Carlos Ossa, Natalia Gallo y Daniela Durán tendrán la labor de revisar los temas que, cada viernes, les interesa saber a los colombianos. A diferencia de lo que podría pensarse, al ser de un canal que casi nadie ve  porque cree que terminará siendo un programa ladrilludo o pro-gobiernista, se toman su tiempo para hablar con las figuras clave de las noticias, algo que sabemos que escasea por la TV privada. Yo le daría la oportunidad a seguir esta nueva propuesta.

Y bueno, esto ha sido lo que queríamos comentar en esta nueva etapa de nuestro blog/canal. Si les gustó el video, no olvides darle me gusta, comentar aquí o en el blog, suscribirse al nuevo canal y en todos los nuevos contenido que desde ya preparamos para ustedes.

Ah, y mi ñapa: Renunció Andrea Serna, la señora que delira con tener en sus manos el sobre,  al canal  de las tres letras ¿será nuevo fichaje para el Uno o nuevo “talento Caracol”? ¿Oh, y ahora, quien presentará el reality aquel en ya sabemos dónde? ¿Y el reinado?

domingo, 16 de julio de 2017

Adiós YouTube, Hola Vimeo

Nuevamente estamos al aire! En nuestro nuevo canal de Vimeo https://vimeo.com/pinksaucetv Puedes disfrutar de lo mejor de las 4 temporadas anteriores en este álbum: https://vimeo.com/album/4683075/rss Muy pronto NUEVO MATERIAL

viernes, 14 de julio de 2017

Podcasts relevantes

Disfrute nuevamente, en formato podcast, algunas de nuestras más ácidas y certeras críticas televisivas

Manual de periodismo de farándula

Escucha "El show de UnoDe100000" en Spreaker. Deleitense con las mordaces críticas del "Manual de periodismo de farándula, que es el´primero de muchos materiales que rescatamos para nuestros lectores

jueves, 13 de julio de 2017

No nos callarán

Apreciados lectores:

El canal de vídeos Pink Sauce TV ha sido eliminado voluntariamente de YouTube. Maniobras poco éticas del Canal RCN, que cree que censurando nuestra labor crítica van a tapar EL FRACASO ROTUNDO DE CASI TODOS SUS PRODUCTOS RECIENTES así lo han hecho posible. Mientras retomamos actividades en nuevos formatos, continuarán nuestras críticas en esta bitácora.

Agradezco el apoyo de la gente que creyó en el proyecto del canal, a todos y cada uno de esos 1814 suscriptores que alcanzamos a tener, a las mas del millón de visitas que logramos tener, a lo largo de 181 vídeos. Me llevo en el corazón el saber que no cierra mi canal por malo, sino por punzante, por incómodo, porque dijo lo que otros callaban. 

«Pero sus estridentes ladridos / sólo son señal de que cabalgamos» Goethe.

lunes, 9 de enero de 2017

Los años tenebrosos de la televisión colombiana: 2016 ( versión aumentada)




Cada vez que me siento a redactar este memorial de agravios a los atentados televisivos que soportamos los televidentes colombianos, me pongo a pensar: ¿Vale la pena seguir con estas críticas? Uno de los suscriptores de mi canal de videos dijo que recientemente le sirvieron mis críticas para resolver parte de sus pruebas Saber Pro. Entonces es ahí donde decido tomar aire y comenzar con la quema de tantos productos de pésima calidad que soportamos en estos casi interminables 366 días.





Comenzó el año con duelo simultaneo en el prime time entre Asia Express por Caracol y Bailando con las estrellas por RCN. Mientras la insoportable carrera de supervivencia y retos culos en el continente asiático siempre estuvo con discretas cifras de rating, los de Las Américas lidiaban con un elenco de estrellitas estrelladas y circos varios como La Tigresa del oriente, que poco duró en competencia. La verdad, RCN llegó ya muy tarde a reencauchar las competencias de baile, que ya internacionalmente están mandadas a recoger. Tras varios días, perdió el pulso con Asia Express (que tampoco era un dechado de virtudes), sino porque se volvió predecible y monótono: era básicamente ver los mismos bailes repartidos entre las parejas que seguían en competencia, y con muchos descaches en materia de temas elegidos y ritmos.

Luego vendría el duelo por la apetecida franja de las 9 p.m. Mientras Caracol estrenaba la sobrevalorada La esclava blanca, que aquí supuestamente fue un éxito, pero en el extranjero fracasó rotundamente; RCN cometía un error de programación de los suyos: Rodar de horario a Anónima, que venía subiendo discretamente desde finales del 2015, y mandarla a las 10 p.m. para estrenar una fría y desangelada Contra el tiempo, que todo el tiempo estuvo contra las cuerdas. En el horario de las 10, Caracol cometió su primer patinazo con Sinú, río de pasiones, telebobela con hedor a factura barata de Colombiana de Televisión que daba miedo. El artificioso melodrama de tres pesos fue vapuleado por la crítica y el rating solo ayudó para acortar su existencia, en uno de los finales más macheteados posibles. Fue en ese tiempo que, sorprendentemente, Anónima logró darle un pulso a la Esclava, y lideró por algunos días; pero justo cuando su trama comenzaba su recta final.  Poco les duraría la alegría.

Y es que cuando RCN decidió lanzar el refrito en formato telenovela de su otrora exitosa serie Azúcar, creyó que el ensayo de rodar de horarios a Contra el Tiempo le daría la misma suerte que pasó con Anónima: No fue así, y la franja prime time de RCN quedó, desde entonces, condenada a estar a la zaga de Caracol, lanzara lo que lanzara, así fuera ese bodrio de mal gusto como lo es Qué camello, que surgió tras el final de Asia Express y como entremés antes del siguiente lanzamiento de telerrealidad. Precisamente, ese lanzamiento fue simultaneo para Caracol y RCN, y consistió en A otro nivel por Caracol, que contaba con un jurado compuesto por Kike Santander ( que venía de no sonar ni tronar desde hace años), Fonseca y Silvestre Dangond, más la conducción de la ex Miss Universo Paulina Vega y la inefable Linda Palma en el backstage. Por su parte, la segunda temporada de Masterchef en RCN, que recuperaba la presencia de Paco Roncero en el jurado, esta vez nos sirvió una sopa boba, débil de rating y que no gustó del todo a la crítica. Perder con la copia fusilada de The Voice + Toneladas de telepornomiseria por cada participante, es para hacérselo ver.

Sin pena ni gloria se descongeló Historias de una Madame, que no despertó ni bostezos de los celadores y fufas, target de ese horario que le asignaron. Y es que la telenovela protagonizada por una insulsa Alicia Machado hizo poca justicia a Madame Rochi, todo sea dicho. Tras el prematuro final de Sinú, Caracol volvía a sus gritonovelas ramplonas y de tres pesos con El Tesoro, que más bien parecía un libreto de película mediocre descartado por Dago García –que ya es rizar el rizo-. Siempre que usted escuche intro de telenovela de Caracol con música guapachosa, hágase cruces: va a ser una guisada.

 El nuevo duelo simultáneo (de los muchos que hubo este año) fue en el horario de las 9 de la noche: Caracol estrenaba La Niña, sobrevalorada producción que parecía un  absurdo remix de El estilista, María la del barrio con E.R., RCN seguía insistiendo con las narconovelas con Bloque de Búsqueda, con las actuaciones hasta en la sopa de Rafael Novoa, Verónica Orozco y Sebastián Martínez (los mismos con las mismas), pero, eso s{i, rodando a Azúcar al horario de las 10 p.m. La que a hierro mata, a hierro muere. Por eso, sin despeinarse, el culebrón de La Floresta siguió liderando la franja.

Y mientras Caracol festejaba los 44 años ininterrumpidos de Sábados felices, RCN gastaba más y más cartuchos para tratar de hacerle frente en los fines de semana: lanzaron Guerrero ninja americano, y pasó sin pena ni gloria. Lanzó Me caigo de la Risa, y lo que cayeron fueron sus cifras de rating. Sueño futbol pasó a la historia como su reality de más discretos resultados. La franja “Super finde” pronto naufragó. Y ni hablemos de Hipnosis, que nunca cautivó al público.

En materia de transmisiones deportivas, el triunfo en los premios India Catalina 2016 de Señal deportes le dio el campanazo a Caracol para acaparar las transmisiones ciclísticas del Tour de Francia y de la Vuelta a España. A golpe de chequera se hizo con los derechos de emisión de dichos torneos y nos dio unas emisiones vergonzantes, ridículas y supremamente maltratadas. Tan fue así que el público prefirió las emisiones de las etapas finales de La Vuelta por Señal Colombia. 

RCN pensó que cambiando el nombre de Futbolmanía por Colombia grita gol iba a mejorar sus cifras, y no, la verdad, el público se resiste a la hortera forma de narrar futbol de Eduardo Luis, Juan Felipe Cadavid y Antonio Casale. Ahí si no vale ni siquiera hacer el fichaje de Hernán Peláez, este Titanic que es RCN emitiendo deportes no lo salva del naufragio nadie. Las cifras ridículas que marcaban desde Las Américas  respecto de los de La Floresta con exactamente el mismo partido emitido lo demostraron. RCN no supo sacar partido de la renegociación de los derechos de emisión de la Copa América Centenario, sublicenció a favor de sus rivales del Gol Caracol, en una jugada más que inaudita, y ese autogol lo pagó caro, incluso, llevándolo a dejar de emitir un partido ya anunciado, pero que no comprometía resultado alguno como Uruguay-Jamaica.

El nuevo lanzamiento simultáneo marcó ya un punto de inflexión para RCN: Dejarían de emitir realities en el horario de las 8 p.m. de lunes a viernes. Por eso compraron los derechos para emitir la miniserie Hasta que te conocí, la biografía de Juan Gabriel, el cantante mexicano que fallecería este mismo año; mientras Caracol se alistaba para darnos dosis de tetas, culos, tatuajes, bóxers ceñidos y tangas narizonas con Desafío Súper Humanos. Aunque por algunos días, el dramatizado extranjero con el protagónico de Julián Román como única cuota nacional alcanzó a arañarle puntos, su corta duración no permitió que se consolidase. Grandes Chicos, siguiente lanzamiento del lado de los del canal de las tres letras, no hizo ni cosquillas a la predecible competencia de los del molusco.

Pésimo destino corrieron , de lunes a viernes, los siguientes lanzamientos consecutivos de RCN: En la Boca del lobo, otra narconovela, esta vez sobre un delator del Cartel de Cali y la descongelada Hilos de sangre azul dejaron más bien sin llanto y sin sonrisa a sus cada vez menos televidentes. Sin tetas sí hay paraíso fue el siguiente lanzamiento desde Caracol, y poco a poco fue ganando su inmerecido puesto de rating, aun siendo la postiza iteración del universo traquetoide y prepagofílico de Gustavo Bolívar, con las sobre y subactuaciones de Carecólico Menstrual, digo, Carolina Gaitán haciendo de colegiala virginal –risas-, Catherine “solo sirvo para ser villana” Siachoque y Majida “tengo a todo el mundo engañado de que soy buena actriz” Issa.

RCN centró sus esperanzas en los “Buenos vientos” de agosto, pero todo no pasó de ser una mera flatulencia: Todo es prestao, innecesaria bionovela sobre Gali Galiano, y Sala de Urgencias 2   fueron las siguientes víctimas de la seguidilla de fracasos del canal de las tres letras, marcando así la salida por la puerta de atrás de la vicepresidente de Programación de RCN. Yo la habría echado mucho tiempo antes. Pensar que la inmerecida suerte de Las Hermanitas Calle en el canal rival se iría a replicar con esa producción de tres centavos protagonizada por semejante mal actor como es Brian Moreno era un monumento al despropósito, como esa horrenda peluca de su personaje. Con SDU2 vimos la habitual mala suerte que tienen las segundas “temporadas” de los refritos de series gringas de médicos en nuestro país. RCN no aprende de sus mismos errores. Y eso que cancelaron el moribundo Estilo RCN, producto ya sin pies ni cabeza que venía mal desde hacía varios meses.

Caracol dio paso a la, tal vez, peor adaptación de una telenovela de Mario Vargas Llosa, al margen de lo que digan las cifras de rating: Cuando vivas conmigo, absurda e ininteligible trama con las actuaciones soporíferas de Diego Trujillo, Christian Tappan, Sandra Reyes y Catherine Escobar. La típica telenovela que usted puede empezar a ver, no entender ni papa, dejar de verla un mes, y volver a verla en las mismas. Eso ni las telenovelas de Jorge Barón…

Se acercaba el final del año, y con él, los cartuchos por gastarse: Caracol hizo lo propio y , en otro lanzamiento simultáneo, dio paso a La Voz Teens, temporada de menos rating de todas aquellas ediciones del ya desgastado concurso de cantantes. Esta vez, en lugar de Fanny Lu y Maluma en el jurado, tomaron la alternativa Goyo de Choquibtown y Gusi, siendo la primera la coach ganadora de un programa que ya cumplió su ciclo: Los concursos de cantantes de Caracol – y los de RCN no se quedan atrás-, por limitaciones de derechos de autor, se han vuelto una aburrida secuencia de las mismas canciones pa´planchar revueltas con uno que otro tema del “género urbano”. Por RCN dieron paso al refrito de la telenovela chilena Las Vega´s, sin entender que la dosis de hombres ligeros de ropa ya nos la había dado Desafío Super Humanos meses atrás.

En los fines de semana, mientras The Suso´s Show cambiaba de toldas y recalaba en Caracol, con su habitual ramplonería, Misión Impacto 2, de la mano de la señora que delira en tener en sus manos el sobre, pasó con mucha pena y nada de gloria. Pero no todo fue alegría para los de La Floresta: Día a día En Familia repetía el mismo error cometido en 2015 con Taggeados, y era blanco fácil de las críticas, que despedazaron el magazín de sofá de Ivan Lalinde, Karen Bray, Ana Belisa Mercado y otros, haciendo que pronto saliese del aire. Que la gente pida ver de nuevo una serie de 1987 como Los Cuentos de los Hermanos Grimm que ese magazín de cuatro horas y media de gente echando cháchara fue muy diciente. Igualmente Amarillo, azul y rojo pasa las tardes de RCN sin llanto y sin sonrisa, mismas que tampoco despierta la criticadísma Voz Populi TeVe.

Finalmente, el último lanzamiento del prime time de este año fue también de RCN con La Ley del corazón, cuya idea original era de la desaparecida Mónica Agudelo, pero a la cual le faltó muchísimo rigor en sus libretos para hacerlos verosímil, o al menos, acertados en cuanto al léxico jurídico. Una de esas novelas con mucho cacique y poco indio. O más bien, mucho traje de diseñador y poco rating.

Quiero dedicar líneas aparte a un fenómeno curioso que se suscitó en el horario vespertino: Caracol optó por reducir la oferta de dramatizados nacionales y sus otrora “Tardes ganadoras”, hoy se pueden llamar “Las tardes turcas”, con cuanta telenovela otomana doblada al castellano se aparezca. Puso en hiato a mí nunca bien ponderada Mujeres al límite, y luego se vio en aprietos con Tu voz Estéreo, justo cuando RCN sacó otra vez al ruedo a Yo soy Betty La fea en esta franja, llegando a marcar incluso más que su mismo prime time. RCN fue justo perdedor este año: lanzó y lanzó productos a la loca, y cerró otros que nunca despegaron como Profesión Hogar o En Exclusiva, y se anuncia que dará finiquito a Muy buenos días. Lo anterior no quiere decir que Caracol sea justo ganador. Simplemente, se equivocó tal vez menos entre la exigua audiencia de los canales privados nacionales, que hoy no llegan ni por error a los 15 puntos de rating. Y eso que rating no es sinónimo de calidad.

2016 fue un año olímpico, de muchas glorias olímpicas para este país, y en las Olimpiadas se dan medallas de oro, plata y bronce. Este año, tendremos estas menciones, es decir, a falta de uno, tendremos tres rescatados, tendencia que puede repetirse o no en los años venideros. Claro, ninguno proviene de los canales privados, sino, por  tercer año consecutivo, de Señal Colombia. El bronce se lo lleva El programa, magazín cultural transitorio presentado por Luis Mesa (que, como los buenos vinos, mejora con el tiempo). La plata va para la segunda temporada de nuestros rescatados del 2015, Puerto papel. La serie de animación colombo-chileno-argentino-brasilera galardonada internacionalmente, y la medalla de oro se la lleva, por cuarta vez, Los Puros Criollos, ganador de este reconocimiento como rescatados en 2009, 2012, 2014 y revalidado en su cuarta temporada en este 2016. Así las cosas, nuestra lista de rescatados queda de la siguiente manera: La luciérnaga (1992), Señora Isabel (1993), Brújula Mágica (1994), Quac (1995), Hombres (1996), El Siguiente programa (1997), Música Líquida (1998), Cine arte(1999), Quien quiere ser millonario (2000),  La banda Francotiradores (2001),  Noticias Uno (2002), Pecados capitales (2003), Así se vio en televisión (2004), Juegos prohibidos (2005), Hasta que la plata nos separe (2006), Pura Sangre (2007), El último matrimonio feliz (2008), NP& (2010), La Bruja (2011), Allá te espero (2013). Los puros criollos (2009, 2012, 2014 y 2016), Puerto Papel (2015 y 2016) y El Programa (2016).

No tengo las mejores perspectivas sobre lo que se nos avecina televisivamente para un año como 2017. No puedo garantizar hacer la diatriba televisiva del próximo año. Pero otra TV es posible. Dios mío, en tus manos colocamos la basura que ya pasó y los bodrios que llegan.